martes, 28 de marzo de 2017

LA IMPORTANCIA DE DEJAR BUENA HUELLA



Hace escasamente  dos días fallecía en Madrid Paloma Gómez Borrero, conocida periodista y escritora española, además de corresponsal de TVE en Italia y el Vaticano desde 1976.
Era de todos conocidos los viajes acompañando al Papa Juan Pablo II y posteriormente Benedicto XVI.
Paloma, mujer inteligente y adelantada a su época, ha sido una persona con un carácter jovial y alegre,  amiga de sus amigos y con un  carisma excepcional en sus programas en tv. Así lo comunicaban sus compañeros-as de las tertulias de la mañana en televisión.
Siempre con la sonrisa en sus labios y su  buen humor hacía que los que estaban a su lado se sintieran a gusto con ella.
Eso es dejar “buena  huella” y que te recuerden con cariño.
No era precisamente hablar de Paloma Gómez Borrero lo que quería transmitir. Lo que yo quería comentar era de la importancia que tiene tener un buen carácter o al menos intentarlo. No podemos ir por ahí dando la lata a nuestros familiares y amigos, o ser  una persona negativa y de mal humor, pues llega un momento que no te aguantan.
Me parece muy bien que si un día tenemos un problema, explicarlo a nuestros más íntimos y seguro que nos escuchan y nos dan buenos consejos, pero lo que no podemos hacer es ir siempre con problemas y con cosas negativas. Nuestros amigos son eso; amigos, pero no tienen la obligación de aguantar nuestras neuras a cada momento, pues si hacemos eso llegaremos a transmitir tanta energía negativa que no querrán estar con nosotros.
Recuerdo que un día en una visita médica el facultativo dijo a su paciente: Intente no ser tan negativo, pues que prefiere que digan de usted el día que falte: “Que descanso, al  menos ya no nos dará más la lata” o que digan  “Que buena persona era, siempre tan amable, lo echaremos mucho en falta”.
Estas palabras por supuesto las dijo el médico en plan amigable y sin ánimo de ofensa, ya que tenía mucho sentido del humor y quiso dar a entender que el enfermo no tenía que ser tan negativo y apurar  a su familia de la forma que lo hacía.

Dejemos buena huella, hagamos felices a los que están a nuestro alrededor.

13 comentarios:

Franziska dijo...

Sí, estoy completamente de acuerdo. No has podido explicarlo mejor. Todos cargamos ya con la mochila de nuestras preocupaciones y una persona que se está quejando siempre porque busca mimos y consuelos que ya no recibe, muestra la inmadurez de su carácter. Esa es la verdad.
Trataré de tenerlo en cuenta porque estamos tan ciegos con nosotros mismos que no nos damos cuenta de cómo somos en realidad.

Un abrazo. Franziska

Josefa dijo...

Tienes mucha razón. A veces no nos damos cuenta de lo molesto que llega a ser
estar siempre quejandote. Tomo nota de tu escrito y procuraré no volver a quejarme.
Un beso.

Mariaisabel dijo...

Querida Franziska, esa es la cuestión: Todos tenemos nuestras preocupaciones, así y todo escuchamos a los amigos en un momento difícil, eso sin lugar a dudas, pero lo que no se puede aguantar es gente que constantemente se queja por todo y al mismo tiempo te habla con negatividad.
Me alegra estar de nuevo con vosotros, mis amigos de blog.
Gracias, amiga
Mariaisabel

Mariaisabel dijo...

Mi querida Josefa, por Diossss, seguro que si te quejas será por algún motivo y tienes todos tus derechos, lo que pasa es que hay gente tan negativa!
Muchas personas todo su objetivo es estar siempre lamentándose por todo, es su costumbre. Uffffff que insoportable es estar al lado de una persona amargada por todo!
Tú eres un encanto de persona, seguro que no haces esas cosas.
Un besazo y gracias por tu comentario.
Mariaisabel

Hada Isol ♥ dijo...

Cuanta razón tienes Maribel querida,tengo una pariente que es una muy buen persona,pero debido a que siempre está hablando de sus problemas de manera muy eufórica,pelea con sus hijas delante de uno,y todo absolutamente todo lo que dice es negativo pues la soporto y trato bien pero si puedo evitar estar cuando ella llega pues mejor porque salgo con un tremendo dolor de cabeza,así que de ella aprendí que siempre es mejor dejar en el otro el buen recuerdo que al fin y al cabo los problemas tarde o temprano se solucionan y si no de nada vale amargarse tanto,la vida es una y pasa rápido,si tengo un problema o la necesidad de consejo pues lo cuento y lo pido pero también procuro que mi angustia no se transmita al otro,tu post es excelente,y es un estímulo más pàra cada día no cometer este error.Un beso muy grande!

esteban lob dijo...

Impecable planteamiento, apreciada María Isabel.

Un abrazo desde Chile.

Mariaisabel dijo...

Amiga Isol, es verdad, estas personas te transmiten una angustia tremenda.
Una cosa es tener un amigo y escucharle en un momento de problemas y otra cosa es que siempre sea negativo en todo, eso es insoportable.
Confiemos que nosotras no entremos nunca en ese error.
Un abrazo
Mariaisabel

Mariaisabel dijo...

Amigo Esteban, que alegría leerte!
Gracias por tu comentario.
Un abrazo
Mariaisabel

Marina-Emer dijo...

mi querida amiga ...gracias por tu comentario es verdad las rosas me encantan ...
Me ha gustado mucho tu publicación ,es verdad las personas al final nos volvemos impertinentes ...yo por eso...escribo ...publico y me relaciono con amistades ...Ya me dirás como está tu mamá y Luis y cuéntame algo de los niños hazme un correo.
No te olvido y te quiere Marina

Piedad dijo...

Una gran verdad, María Isabel.

Tengo una conocida que tiene el mismo problema que yo con su marido y cuando me ve, me explica todo lo que le pasa de una forma... que parece que lo suyo sea más grave que lo mío, cuando yo he pasado ya por todas las etapas que está pasando ella ahora. Y lo peor de todo es que no me escucha cuando yo quiero decirle algo o darle un consejo por experiencia propia... Nada, ella solo siente lo suyo y nada más.
Además, si te hundes o te quejas, el problema sigue estando ahí y cuanto más te quejas, más pesa, así que lo mejor es enfrentarte a él con fuerza y dejar las lamentaciones a un lado y al mal tiempo, buena cara.

Yo sé que tú eres una persona de esas que dejan huella por donde pisan por bondadosa y caritativa.
Que Dios te bendiga y tengas un feliz domingo de ramos.

Un abrazo con cariño.

Piedad dijo...

Hola, Maribel.
Paso a saludarte y desearte feliz viernes santo. Estoy recordando la procesión de Tarragona... ¡Qué bonita es! Supongo que en estos momentos la estarás viendo.

Un abrazo.

Piedad dijo...

Hola, Marivel.
Paso a saludarte con el deseo de que te encuentres bien.

Te dejo un abrazo con todo mi cariño.

Marina-Emer dijo...

Mi querida amiga...si que sorpresa hemos tenido encontrarnos después de tanto tiempo sin vernos...ya te llamaré que hoy tengo esto casi sin cobertura ...te quiero bonita te llamaré ...besitos y uno a Luis.