lunes, 13 de febrero de 2017

MI DEVOCION POR VIRGEN DE LOURDES




Muchos de vosotros  sabéis que desde hace tiempo pertenezco a la Hospitalidad de Lourdes como Voluntaria-Hospitalaria.
Cada año viajo a Lourdes con los enfermos y os puedo decir que eso me hace inmensamente feliz.
A veces, algunas personas, en plan burlón se ríen de los que peregrinamos a Lourdes, cosa que me entristece, pues si supieran lo  felices que nos sentimos, seguro que no se mofarían con palabras como: “Ahhh, vas a Lourdes? Y cuantos milagros has visto?
Mi contestación siempre es la misma: “No vamos para ver ningún  milagro, vamos a acompañar a nuestros enfermos ansiosos de pasar unos días en el Valle de Lourdes, ver la gruta y rezar a nuestra Madre. Además, cada año se produce un milagro para mi, pues el solo hecho de estar viva, ir a rezar, compartir con los enfermos y ver lo felices  que regresamos, eso ya es un milagro. Estamos en un mundo egoísta, cruel y  envidioso. Allí no hay nada de eso, allí solo se respira PAZ Y AMOR. ¿No es eso un milagro? “
Siempre he sido una persona creyente y me apena ver que mucha gente renuncia a su fe por el solo hecho de que hoy en día “no está bien visto” decir: Creo en Dios.
Gracias a mi forma de pensar he podido afrontar muchos problemas que a través del tiempo se han cruzado en mi vida.
Sí, soy devota de Nuestra Madre de Lourdes y me siento orgullosa de ello.
Pero no confundáis, ya que respeto a todo el mundo, sea o no sea creyente. Tenga la religión que tenga.

Mariaisabel






15 comentarios:

esteban lob dijo...

Celebro, estimada María Isabel, la convicción en tu fe. Si además respetas, como corresponde, a quienes piensan distinto, lo menos que se puede esperar es la mismas consideración de aquellos contigo.

Fuerte abrazo austral.

Josefa dijo...

Los que creen que no se lleva ser creyente. No saben lo que se pierden. me gusta la foto
y ver como les dais cariño y compañía a las personas que lo necesitan. Gracias. Si todos actuáramos así el mundo seria distinto.
Un abrazo.

Piedad dijo...

Hola, Maribel.
Estoy de acuerdo en todo lo que dices. Con eso no se hace daño a nadie y si encima se es feliz, qué más se puede pedir. Ya se sabe que aquí hemos venido para morir y sufrir, pero si se acepta lo que nos ha tocado vivir, ese peso se lleva mucho mejor. Y el hacer bien a los demás es la gloria que se vive en la tierra, porque la paz y la satisfación que te queda, es tan infinita que no hay dinero para comprarla...
Si todo el mundo pensara como tú no existirían guerras ni intereses de ninguna clase.
Que Dios te premie por todo lo que haces hacia los demás.
Yo te dejo un fuerte abrazo con toda mi admiración.

Tesa Medina dijo...

No soy creyente, Mariaisabel, pero nunca se me ocurriría burlarme de la fe de otras personas. Las respeto y en cierto modo me gustaría creer, lo hice a mi manera hasta los 17 años, y hasta probé algunas corrientes alternativas dentro de la iglesia católica, pero no conseguí tener fe.

Soy agnóstica, y quizá de esos intentos de creyente me ha quedado que soy muy espiritual.

De pequeña, con 8 años, le hablaba al Cristo de la Iglesia del colegio, siempre me han gustado mucho los Cristos esteticamente, y le pedía que no me "llamara" ya que de ninguna manera quería ser monja. Y eso fue a raíz de que nos hablaran de la vocación, entendí que si Él te llamaba no podías negarte. De ahí mi ruego.

A mis hijos, que no están bautizados, les enseñé el mismo respeto con todos sus compañeros de colegio que sí lo estaban, pero también tengo que decir que a veces por el lado de los creyentes no se nos respeta a los que no creemos.

Siempre pienso que si Dios existe tiene que ser grande y generoso, y no creo que le moleste que dude de él.

Admiro tu dedicación a ayudar a los demás, Mariaisabel.

Un beso,

Marina-Emer dijo...

Mi querida amiga Maribel...yo que te conozco de hace tantos años y se con el cariño y fe que vas a ese viaje...que a veces has ido que casi tú no te tenías de mal que te has encontrado y en tus ojos se refleja siempre lo feliz que vas y lo contenta que llegas ...mira bonita yo aún tengo una de las botellitas del agua que ha veces me has traído ...eres un cielo y que me lo pregunten a mi que te conozco muy bien y además en persona.
besitos cariño y gracias por tu cariñoso comentario....un beso a Luis.

rosa mis vivencias dijo...

Hola María Isabel.
Cuanto tiempo sin pasar por aquí, pensaba que ya no publicabas.

Totalmente de acuerdo contigo, creo que todos los que hacéis cualquier voluntariado es digno de admirar, como muy bien has dicho no necesariamente de va a Lourdes pensando en un milagro, pero hay que vivir la Paz que ahí se respira y solo por eso vale la pena.
Mi felicitación para todos los que colaboráis en toda clase de voluntariados.

Una abraçada.
Rosa.

Marina-Emer dijo...

buenos días mi querida amiga Maribel: no sabes que alegría verte en ese comentario donde me cuentas algo de los maravillosos recuerdos de nuestra hermosa edad .la mejor de todas ,jóvenes y madres de guapos hijos ...yo disfrute al leerlo y agregue un a nuestra inolvidable amistad y sigue que aunque no nos vemos casi no nos olvidamos nunca.
BESITOS GUAPA Y BUENA ENFERMERA .
BESOS A LUIS.

Franziska dijo...

Cuando hay algo, una creencia que le da sentido a la vida de una persona, ya merece en si mismo ser respetado. Si, además de ayudar a personas que tan necesitadas de afecto y comprensión están, tú te sientes con el alma llena de paz y amor, eso es lo que realmente importa.

En esta vida, hagas lo que hagas, siempre habrá quien no estará de acuerdo. A este respecto recuerdo una lectura de mis tiempos de colegiala que era la historia del burro -seguramente la conoces- y ya sabes lo que pasa. Si además de cargarle el amo subía a su hijo, había quien decía que era un abuso y cuando se decidió a llevar al niño andando, hubo quien comentaba qué que tontería era esa, mejor que el niño fuera en el burro. Nunca llueve a gusto de todos. Hacer lo que haces porque tú lo quieres, es, en definitiva, lo que se debe hacer.

Un abrazo.

Mariaisabel dijo...

Amigo Esteban, muchas gracias por tu comentario.
Saludos para ti y a tu sra. esposa.
Mariaisabel

Mariaisabel dijo...

Si, Josefa, no saben lo que se pierden, pero tal como he escrito, debemos respetar a todos los no creyentes. Solo pido que ellos nos respeten a nosotros, cosa que muchas veces no se hace.
Sigo recordándote cuando paso en el tren por Bellvitge, no puedo evitarlo, igual a Conchita. Fue un día muy bonito.
Un beso
Mariaisabel

Mariaisabel dijo...

Querida Piedad, muchas gracias por tu comentario.
Yo si que te admiro a ti, estimada amiga.
Un beso
mariaisabel

Mariaisabel dijo...

Querida Tesa, tu escrito me ha gustado mucho.
La vida está llena de problemas, injusticias...La religión nos ayuda mucho a los creyentes, pero no por eso pienso que los agnósticos tienen que ser peor que nosotros, ni que no pueden conseguir la felicidad.
Sabes, siempre he dicho que se tiene que ser libre y respetar. Pero una cosa si que deseo: Ser buena persona, que no hagas daño a nadie y ayudes cuando alguien lo necesita. Esa es mi religión. No es necesario ir a misa todos los domingos, lo importante es ser buena persona.
Muchísimas gracias, preciosa!
Mariaisabel

Mariaisabel dijo...

Rosa, pues ya ves, he estado mucho tiempo sin escribir nada, pero han sido tanto las amistades que tengo gracias al blog, que me parece que no puedo dejarlo y debo escribir algo de vez en cuando.
Sois muchos los que he conocido gracias a este medio y me siento feliz de poder contactar por mediación fb o blog.
Gracias por tu comentario.
Una abrazo
mariaisabel

Mariaisabel dijo...

Ayyyyyyy, Marina, he leído tu respuesta a mi comentario en tu blog. Es verdad, éramos jóvenes y vivimos una época especial, cada una con sus alegrías y tristezas, pero fue un tiempo muy bonito.
Nunca te olvido eh?
Un besazo, con cariño
Maribel

Mariaisabel dijo...

Franziska, hola amiga!
Que bien encontrar un comentario tuyo. Parece como si volviera a tiempos pasados.
Han pasado un montón de años, muchosssssss!
Gracias, querida Franziska. Seguimos en contacto. A ver si voy escribiendo alguna cosa.
Un abrazo
mariaisabel