viernes, 11 de enero de 2008

Amabilidad, existe!!!


Hoy ha sido uno de esos días extraños, digo extraño, cuando debería decir “normal”, pues estamos tan acostumbrados a que la gente “pase” de nosotros que cuando alguien te dedica una sonrisa o una palabra amable, no lo puedes creer.
La cosa ha empezado así:
A las 8.55 subo al tren, doy los buenos días a la señora que está sentada delante mío y me contesta: “Buenos días”. Le pregunto si le molesta que ponga mi bolso junto al suyo, en un asiento vacío. De nuevo contesta: “No faltaba más”.
Llego a mi destino, bajo caminando por el Paseo de Gracia y un señor despistado me da un gran pisotón. Me pide mil perdones, se excusa que no me ha visto. Le digo que no se preocupe, que no pasa nada, me contesta: “Señora, si que pasa, iba despistado y yo he podido lastimarle su pie, perdóneme”. ¡No se ha arrodillado de milagro!
Entro en unos Grandes Almacenes de la Plaza de Cataluña para tomar mi desayuno. Enseguida viene un camarero y me dice: Señora, ¿Ha pedido ya, o le tomo nota? Toma nota y le digo: "Por favor, el café con leche sin espuma blanca y muy cremoso de café. ( Lo pido siempre así en las cafeterías, pero nunca me hacen caso). ¡MILAGROOOOOOOO! Lo han traído tal y como lo he pedido y encima acompañado de unas palabras amables como: “Que le aproveche, señora”. Pago la consumición y el encargado me dice: “Que tenga un buen día”.
Yo alucino... ¿Como es posible? ¡Esto no es normal!
En ese momento he recordado que en dichos almacenes, la última vez que compré un producto de cosmética me obsequiaron con una sesión de maquillaje gratis, pero debí pedir cita y no lo había hecho, por lo tanto me dijeron que no, pero enseguida sale una señorita y me dice: Sí, la voy a maquillar, no se preocupe. Me han hecho unos retoques de maquillaje, que ni yo misma me podía reconocer , estupendo! Además con mi autoestima por las nubes.
Pero Dios mío, que ha pasado hoy? Este no es el mundo que se lleva, ahora la moda es hacer mala cara, no atender bien, no pedir perdón y por supuesto, de educación poca cosa.
Entonces ha sido cuando he pensado: “Aún queda gente amable”.
¡Que distinto sería todo si las personas fuesen afables y educadas!



29 comentarios:

Anónimo dijo...

Queridísima Maribel:Ya veo que el año nuevo te sonríe, a mí tambien de momento,ayer recibí un correo y me llegó escoltado por un precioso ángel y me lo enviaba una fiel y sincera amiga que tú bien conoces,(gracías )le amplie en toda la pantalla y es precioso.Me alegra lo que te ha pasado
pues las personas ahora vamos como a lo loco,solo a lo nuestro y claro hasta te pareció tan raro el trato que mira; es tema el tuyo comó para quevayamos tomando nota y nos comportemos, así , comó tendría que ser.
Acabo de recibir otro correo tuyo ,te contestaré
a los dos.besos para los dos.Marina y Emilio

Isabel dijo...

Qué bonito tu día!!! Qué agradable que es todo cuando lo que nos separa de la sonrisa es sólo una palabra amable, y qué poco cuesta decirla. Es verdad que hoy en día todo el mundo va a las prisas, llenos de negatividades y sin momento para pensar en los demás, pero ya viste que aún queda ese espíritu que nos devuelve un poco de felicidad. Un beso grande.

josep estruel dijo...

Maria Isabel,no se si sabré contestar tu deseo,(que no tendría que ser un deseo,sino una normalidad absoluta)
Creo que cada persona tiene dos grupos,uno es el familiar y el círculo de amigos y conocidos.El otro grupo es el resto de personas que casi,casi..desconfiamos de ellas.Maria Isabel,en el tren,cafetería...donde quieras,
¡Nadie nos miramos ¡
Ni en el ascensor cuando subimos con el vecino
Amiga mia,creo que la educación en las grandes ciudades es directamente proporcional a medida que uno se aleja de ella
A mi me enseñaron a ser respetuoso,educado,todo..todo
¿lo he sido?
Vivo a 75 km de Barcelona(tampoco es tanto)Todos nos damos los buenos dias,nos conozcamos o no.
Todos enseñamos a todos los niños
Toda la gente se ayudan entre ellos
Y esto no es el Paraiso Terrenal,
la única diferencia es que no está despersonalizado.En fin quisiera haberlo dicho medianamente bien,y que ojalá cambien las cosas
Bona nit¡

Chela dijo...

¡Claro que es bonito! Deberiamos cada día propornernos una acción concreta( minimo)de amabilidad.¡Cuesta tan poco y supone tanto de felicidad para los demás! Y dando dando, también nos tocará recibir...

Gracias por tu felicitación de mi "taitantos" cumpleaños,jeje...

Un abrazo querida tocaya.

Anónimo dijo...

si maribel si.....cuando somos amables y nos responden de igual manera miramos para ambos lados por ver si nos miran..como si seria un "frenazo"
de un coche despistado...algo raro no¿¿¿¿¿ cada vez somos mas duros o quizas con la sensibilidad dormida....hay dias que llevas alegrias al cuerpo..un beso de marieli

Monica dijo...

Sabés que es lo malo de todo esto, que nos asombre, cuando debería ser de lo más normal.
Cuando yo era chica mi mamá me enseñaba a decir gracias, me lo repetía como un sonsonete y así me quedo grabada, es tan sencilla...
Lo que pasa es que ahora no vivimos la vida, la corremos, es una carrera sin fin para alcanzar metas que años atrás no entraban en nuestra cabeza.
Todo era más sencillo, tenías casa propia y chau, la mitad de los problemas estaba resuelto.
Como dice Josep tiene mucho que ver donde vives, en las pequeñas localidades es común ser amable con las personas que ves casi todos los días, en las grandes ciudades todo es distinto.
Ojalá que se repitan días como este.
Besos

Franziska dijo...

Lo que hoy cuentas casi como un milagro, era antes tan normal. Observo cada día más semblantes esquivos. Gentes a las que no se les pasa por la cabeza dar las gracias cuando te levantas para que se puedan sentar cómodamente. Gentes que parecen temer comprometerse por ser amables. Sí, efectivamente, todo eso en el mismo día, no me cabe la menor duda, era tu día de suerte ¿no se te ocurrió jugar a la lotería?

Josefa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Josefa dijo...

El día que alguien me regala una sonrisa y me trata afablemente, ese día para mi, el sol brilla distinto

anatema dijo...

Y todo por esa soledad que crece imparable, por ese individualismo que provoca esta sociedad.

Maria Isabel. Siempre encontrarás sonrisas en tu vida. Aquí te dejo la mía.

Un beso.

Mariaisabel dijo...

A todos vosotros:

Marina, celebro que te gustara el angelito que te mandé.
Siempre hay días bonitos en la vida y que las cosas salen bien, yo tuve ese día y creo que lo agradecí, puesto que como ya sabes no paso muy buena época.
Un besazo para tu marido y para tí.

Isabel, es verdad, que agradable es ver una sonrisa en las personas, tan poco frecuente hoy día, pero ya ves "existe", ojalá fuera siempre así.
Un beso

Josep Estruel, tens raó, depèn on vius veus la vida d'un altre manera, però jo visc a una ciutat petita, no visc a Barcelona i a vegades trobo a faltar aquella persona amable, quan vas a comprar roba per exemple, sembla que els tinguis que demanar perdó per comprar. Però, afortunadament encara hi ha gent maca al món,
Una abraçada.

Chela, sí, cuesta tan poco ser amable, además que distinto se ve todo verdad?
Bueno, esos "taitantos" años tuyos, deben ser más o menos como los "taitantos" míos, jajjaa.
Somos jóvenes!
Un beso.

Marieli,dí que sí, nosotras alegres, como el día que estuvimos juntas en Bilbao, que bien lo pasamos eh?
Agur neskita, besos.

Mónica, es lo que decía yo, que una cos tan normal como ser educada o amable, hoy día lo vemos como algo excepcional.
También a mi, de niña, mi madre y mi abuelito me enseñaban que debía dar las gracias, que debía pedir las cosas "por favor", en fin que debía ser educada, cosa que les agradezco enormemente.
Muchos besos.

Franziska, es verdad, a veces creo que la gente se avergüenza de ser educada. Yo me quedo helada cuando veo en un autobús la gente mayor de pie y un niño bien sentado. Lo peor es que sus padres no les enseñan a ceder el asiento, increible verdad?
Gracias por tu comentario y un gran abrazo.

Josefa, tienes razón, el día que te levantas y ves una sonrisa, ese día parece que empieza mejor no?
Besos y un abrazo

Anatema, gracias amiga por entrar en mi blog y también gracias por esa sonrisa que me ofreces.
Hasta siempre.

Lorelay dijo...

Vaya que sería distinto el mundo, sólo con que a diario fueramos amables y cordiales entre nosotros.

Saluditos

Lore

Sibyla dijo...

Leyendo tus palabras, vuelvo a tener fe y a confiar en el congénere!

Como bien dices, qué diferente sería todo, simplemente con utilizar los buenos modales y una sonrisa a flor de labios.

Besitos y buenas noches!

Mariaisabel dijo...

Lorelay, muchas gracias por tu comentario.
Un gran abrazo

Mariaisabel dijo...

Sibyla, ojalá el mundo cambiara un poquito y la gente volviera a ser más educada, cuesta tan poco!
Un beso

Carme R dijo...

Sí que existeix, la amabilitat, encara que a vegades sembla oblidada. Jo crec que hi ha molta gent amable i bones persones, però els que no en són es fan notar més. Et felicito per ser capaç d'adonar-te de les coses bones que et passen, hi ha gent que només s'adona de les dolentes. Una abraçada

Mariaisabel dijo...

Carme, tens raó, hi ha gent amable, però es fan notar més els que no ho són.
Saps, gaudeixo molt quan una persona es educada i amable, sembla que el món es molt més bonic.
Gràcies pel teu comentri, una abraçada.

Abuela Ciber dijo...

Bellisima persona, sal tu a la calle todos los dias con tu amabilidad innata y veras el milagro.
Ojala todos lo hicieran!!!!!
Cariños

Diana Puig dijo...

Cuando comienzo a perder la fe y me irrito de ver lo desagradables que podemos llegar a ser pasa algo que me hace recapacitar y pensar que mientras que yo he estado de mal humor, también sin darme cuenta me he comportado de la misma manera que esa gente que considero mala educada y poco amable, porque estoy segura que se me ha escapado una sonrisa, un saludo, unos buenos días...mientras yo estaba cabreada, una sonrisa para ti :).

Mariaisabel dijo...

Abuela, es verdad a veces también depende de nosotros. Si vamos amables y educados por el mundo, la gente también te corresponde.
Cariños también para tí.

Mariaisabel dijo...

Diana, seguro que no será tanto, no te imagino tan enfadada.
Una sonrisa, dí que si!
Besos

Pepe dijo...

Beluca, tendras que poner unas velas a algún santo (uno de ellos), aunque tu te lo mereces, eso y mucho más. Besucos

esteban lob dijo...

Y ser amable...cuesta tan poco.

Un abrazo.

Mariaisabel dijo...

Respuestas:

Pepe, gracias por tu comentario, pero ...a que es raro que en un día te salga todo bien y la gente sea amable?
Un beso

Esteban, tienes razón, que poco cuesta ser amable y que bien se vive si es asi.
Saludos a tu familia, un abrazo

Aurora dijo...

Hay mas personas de las que pensamos, a veces nos da verguenza ser amables, porque no se lleva, queda mejor ir de prepotente. Pero yo tambien me he dado cuenta, que detras de cada uno de ellos hay un ser amable que lucha por salir. Precioso escrito.Un abrazo

Mariaisabel dijo...

Aurora, sí, han gente amable, pero no entiendo como a algunos puede darles vergüenza serlo. El desear "buenos días" o "dar las gracias", por ejemplo...que bonito es y que agradable vivir con educación.
Muchas gracias por tu comentario.

Mariaisabel dijo...

Aurora, sí, han gente amable, pero no entiendo como a algunos puede darles vergüenza serlo. El desear "buenos días" o "dar las gracias", por ejemplo...que bonito es y que agradable vivir con educación.
Muchas gracias por tu comentario.

Keko dijo...

Las cosas sencillas pasan insistentemente a nuestro lado, no nos damos cuenta, una mirada, un disculpe, una sonrisa, un gesto... posiblemente tengamos muchos instantes amables en nuestro calendario, pero nuestros ojos no están amables, se cierran para defendernos, para que no nos pisen y no nos dejan disfrutar de las caricias cotidianas. Enhorabuena por que has sido capaz de hacerlo.

Xesca dijo...

Cuando el día comienza así, se puede decir que es toda una suerte. Es cierto que a menudo todos en general pasamos de todos, y no es lo que debería ser. Yo suelo tomar el tren a diario, no es un trayecto largo (cuatro estaciones) pero sí que veo que a menudo la mayoría de personas van pensando en sus cosas con mala cara, con ojos tristes... Y a mi me gusta sonreír, intentar disfrutar el día tanto como sea posible y desde luego si que es cierto que cuando alguien nos responde con amabilidad, una se queda incluso "pasmá y extrañada" cuando lo normal sería que siempre fuese así.

Lo dicho, si todos fuésemos más sonrientes otro sol nos brillaria.

Saludos!!!