jueves, 1 de mayo de 2008

¿SABEMOS PERDONAR?


“Perdonar es el valor de los valientes. Solamente aquel que es bastante fuerte para perdonar una ofensa, sabe amar.”
Mahatma Gandhi (Político indio)

“El que es incapaz de perdonar, es incapaz de amar”
Martin Luther King (Premio Noel de la Paz)

“La amistad no puede ir muy lejos cuando ni unos ni otros están dispuestos a perdonarse los pequeños defectos”
Jean de la Bruyère (Escritor francés)



Todos necesitamos perdonar y que nos perdonen. Somos humanos y nadie es perfecto. En la vida cometemos muchos errores, pero también los cometen con nosotros,

¿Por qué muchas veces nos cuesta tanto perdonar?

Quizá hay cosas imperdonables e imposibles de olvidar. Podemos perdonar a un violador, a un asesino o a alguien que hace daño a un niño?
¿Cómo perdonar lo imperdonable?
Sin embargo, cuando perdonamos, nos liberamos a nosotros mismos y recobramos nuestra capacidad de amar.



45 comentarios:

isol dijo...

Si se puede perdonar lo imperdonable,pues es peor el rencor,el vivir con ese dolor en el alma,es desgastante,el perdón puede que redima o no a quien nos ha causado un daño,pero seguro que a nosotros nos libera,ser rencorosos es muy triste y duro para nosotros mismos.Gracias por este post me ha gustado,a mi me costó comprender que el perdón era lo mejor,aun si con esa persona no te acercas más,es bueno dejar ir esos sentimientos que destruyen.

Marina-Emer dijo...

Hola querida amiga:Como siempre dando en el clavo con tus publicaciones en tu blog.Como bien dices todos pecamos en algo y a veces inconscientemente, pero la palabra (perdon)alivia el alma y a veces no es rencor lo que deja en nuestra alma es una raiz que queda en la mente y se llama (olvido)y siempre germina de nuevo aunque no se quiera.
Pero pedir perdon es de ley para seguir sin remordimiento.
besos.
MARINA PASTOR

Isabel dijo...

Es una de las artes más complicadas que existen y también la que más deberíamos poner empeño en dominar. Lo imperdonable es una cosa, todo lo demás se debe poder perdonar. Besos, preciosa reflexión.

Tere dijo...

Olvidar es difícil y ,a pesar de ello,se puede vivir sin rencor ,se pueden comprender las debilidades ajenas y se puede perdonar casi todo.No quisiera ni imaginarme en los casos tan graves como los que nombras tienen que ser espantosos,quizás el dolor sea tan intenso que lo del perdón ya pierda hasta importancia.
El rencor amarga la existencia.
Maria Isabel he dejado en mi blog las fotos de la gata Tula para ti. Un beso.

fernando dijo...

perdonar sí, pero olvidar no. un beso.

Paola R. dijo...

Tienes razón mariaisabel, no podemos dar a alguien un regalo sin tenerlo antes nosotros, y en esto del perdón es así, no podemos darlo sin antes darnoslo nosotros..
a amar, que para eso estamos entre la gente.
saludos!

nestor dijo...

Es realmente asi...es decir: para perdonar hay que alvidar.

yo creo que es al contrario>: para perdonar no hay que olvidar, en todo caso, hay que dejar que se haga justicia.

me parece ami.

un abrazo

m.eugènia creus-piqué dijo...

Bon día M.Isabel.Creo que se necesita ser muy generoso para olvidar y perdonar segun que cosas, no es tan fácil, es que hay cosas sencillamente imperdonables.

Salutacions.

Kety dijo...

MATEO 18: 21-22

Pedro pregunta:
"Señor, ¿Cuántas veces debo perdonar las ofensas de mi hermano? ¿Hasta siete veces?"

Jesús le contestó: "No digas siete veces, sino hasta setenta veces siete".

Un abrazo María Isabel

fernando dijo...

ah y muchas felicidades ;)

besos.

Fini dijo...

Sé perdonar... y no entiendo a las personas que les gusta vivir permanentemente en el odio y rencor... un abrazo!

Raquel Fernández dijo...

Perdonar es ser libres.
Alguien a quien amé mucho me hirió, quizás porque yo también lo había herido, y me juré que jamás lo iba a perdonar. Siempre repetía las palabras de Blanche Dubois en "Un tranvía llamado deseo": "Hay cosas que son imperdonables. La crueldad deliberada es imperdonable". Pero, gracias a Dios, me di cuenta de que estaba equivocada. Pude perdonar y me siento libre.
Te dejo algo de regalo. Son citas de los libros sagrados de algunas grandes religiones:


Budismo:

El rencor nunca acaba con el odio. Sólo el amor termina con él. Ésta es una ley eterna.


Cristianismo:

Si perdonas a los demás los males que te han hecho, tu Padre celestial también te perdonará
a ti; pero si no perdonas a los demás, los males que hayas hecho tú no te los perdonará el
Padre.


Hinduismo:

Las personas nobles se dedican a fomentar el amor y la felicidad de los demás, incluso de los
que les hacen daño.

Un beso grande!

Tere dijo...

Quizá la palabra olvidar la estamos usando cada uno en sentidos diferentes .No sé si alguien es capaz de controlar conscientemente su memoria y puede decidir "esto lo voy a recordar,esto lo voy a olvidar",yo todavía no tengo esa capacidad.Hay cosas que olvido y lamento haberlas olvidado y hay otras que recuerdo y me gustaría olvidar.
Si usamos olvidar en el sentido de no reprochar los errores estoy de acuerdo,hay que perdonar y no volver a hablar del daño recibido,pero olvidar en el sentido de perder los recuerdos ...me gustaría que alguien me dijera cómo se hace.
También hay casos en que se perdona y el otro u otra repiten una y otra vez el abuso (amistades que se exceden ,personas que maltratan con insultos etc,)
Esto que has planteado,Maria Isabel, es muy,muy difícil .Un beso.

Jesús y Maria Angeles dijo...

De corazones fuertes es perdonar.

Jesús y Maria Angeles dijo...

Felicidades por tu cumpleaños.
He estado repasando algunas cosas de tu blog. Me ha gustado mucho la entrada que dedicas al servicio social. A mí también me tocó hacerlo aunque las condiciones no fueron las mismas.Aún conservo la cartilla y la documentación correspondiente.
Cuando tengamos ocasión ya comentaremos sobre el tema si te parece.
Me gustaría que nos viéramos el domingo.
Un abrazo.
Mª Angeles

Xesca dijo...

Siempre he pensado que perdonar se puede, aunque evidentemente a nivel personal, ya entrando en los ejemplos que nos citas, sinceramente hay cosas que por mucho que uno quiera son imperdonables, y siento ser así tan radical, pero algunas atrocidades para mi no tienen perdón.

En cuanto a perdonar a quien nos ha fallado en algún momento, a ver, acaso no habremos fallado nosotros mismos en algun momento también??? Es complicado decir, yo sí sé perdonar, porque estoy convencida de que en algún momento de nuestra vida también (de forma consciente o no) le habremos fallado a alguien.

Mariaisabel dijo...

Isol, eres una buena persona, dices que se puede perdonar lo imperdonable. Estoy contigo, no se puede vivir con el rencor, ya que los primeras perjudicadas son las personas rencorosas, pero hay cosas…
Muchas gracias por tu comentario.

Marina, así es, todos fallamos en algo y también necesitamos el perdón.
Has dicho algo muy importante: “Pero pedir perdón es de ley para seguir sin remordimiento”.
¡Que gran verdad!
Un abrazo, mi querida amiga.

Isabel, lo imperdonable es difícil de perdonar, pero hay otras cosas que podemos, además creo que debemos intentarlo. Viviremos mucho mejor.
Gracias por tus palabras. Un beso

Tere, que gran verdad has dicho: El rencor amarga la vida.
Creo que hay que perdonar, aunque imagino el caso del ingeniero de Austria y supongo que es muy difícil el perdón. Pero ese es un caso aparte, creo que no entra en lo que estamos comentando, es demasiado fuerte.
Ya he visto las fotos, por cierto estupendas y me ha encantado conocer a esos dos personajes tan queridos en vuestras vidas. Son encantadores!
Un abrazo

Fernando, ayyyyyyyyyyy! A veces es imposible olvidar, pero ya es mucho si perdonamos.
Gracias por tu felicitación. Un beso

Paola, muchas gracias por entrar en mi blog y ponerme comentario, muy acertado por cierto.
Besitos

Néstor, hay casos que es como tu dices: Hay que dejar que se haga justicia
Supongo que te referirás a casos extremos.
Un abrazo

M.Eugenia, muchas veces yo he dicho eso de: No se lo perdono…luego pasa el tiempo y perdono todo, claro que no son cosas imperdonables.
Un beso

Kety, sí hasta setenta veces siete. Creo que al final todos terminamos perdonando.
Un abrazo

Fini, bien, muy bien, dices que sabes perdonar, tú vivirás feliz, pues cuando perdonamos sentimos una gran liberación.
Besitos

Raquel, muy valioso comentario, en él me doy cuenta que seamos de la religión que seamos, todos nos llevan a fomentar el amor y a perdonar.
Gracias, amiga

Tere, quizá si que he planteado un tema difícil, ahora, leyendo los comentario me estoy dando cuenta, aunque pienso también que cada caso es distinto y hay cosas que por mucho que lo intentemos, son imperdonables.
Feliz fin de semana.

Jesús y Mariangeles, muchas gracias a los dos por vuestra felicitación.
Mariangeles, cuanto me alegra que hayas leído mi humilde blog y que me comentes lo del Servicio Social. Me encantará hablar de ello en la primera ocasión que tengamos, por cierto, espero que nos podamos ver el domingo, pues ya he hablado con Marina y está todo preparado.
Un abrazo para los dos.

Xesca, siempre, en cualquier momento de nuestra vida, inconscientemente hemos podido fallar a alguien, por lo tanto necesitamos el perdón.
En casos atroces, reconozco que es muy difícil olvidar y perdonar.
Con mucho cariño

Ana dijo...

Para perdonar a los demás debemos aprender a perdonarnos a nosotros mismos. Andar con un sentimiento de culpa de por vida hace que no perdones a los demás y pongas en manos de ellos tu felicidad porque interiormente tú misma no la encuentras. Sin embargo, ellos tampoco te la van a dar porque verás en ellos el reflejo de ti mismo. Todo empieza por uno, no es fácil.
Un abrazo MªIsabel.
Ana

caterina dijo...

Como dicen, yo perdono pero no olvido. No porque no quiera sinó porque no puedo, porque yo, gracias a dios y tocaré madera, no sufro de amnesia. Cuando me alguien me dice que olvida el tiempo siempre me ha demostrado que no es así. Sería bonito que fuera así pero en la práctica no sé yo... :S

Felipe Sérvulo dijo...

Pues mira, pienso que se puede perdonar y que no haya olvido. Desde un recuerdo sereno y sin rencor.

caterina dijo...

A eso mismo me refería, Felipe :D Se puede perdonar pero no olvidar por lo que he dicho antes. Por eso nunca me creo un; "Sí, está todo olvidado..." Pero sí me creo un "te perdono" ;)

Abuela Ciber dijo...

Con todo cariño te he dejado un regalo en mi blog.
Gracias por siempre estar.

Tere dijo...

Maria Isabel ,¡Enhorabuena! Estarás feliz de ser de nuevo abuela. Un abrazo muy,muy cariñoso.

josep estruel dijo...

Hay cosas que para mi son imperdonables,e incluso no las olvidaria si me ocurrieran.
Y si con esta actitud tego que llevar siempre una culpabilidad añadida,pues la llevaré.aunque encima me llamen rencoroso.
Pero se puede olvidar la violación
de una hija?...El maltrato a una madre?....

Diana Puig dijo...

Hola amiga como estás :);
Yo supongo que no sabré amar del todo porque no sabría perdonar según que cosas, a mi lo que me duele muchas veces es que puedo perdonar a un amigo, conocido, familia...se que puedo porque lo seguiré tratando, si me necesita estaré, porque he tenido la experiencia, lo triste y lo que pierdo y me cuesta recuperar o no vuelvo a recuperar jamás es la confianza, Por otra parte y las cosas imperdonables son las que comenta josep, estoy totalmente de acuerdo con él hay cosas que no las perdonaría nunca de los jamases, una buena reflexión, besos didi.

Mariaisabel dijo...

Respuestas:

Ana, tienes razón, a veces no nos perdonamos a nosotros mismos y ese sentimiento de culpabilidad hace que tampoco perdones a los demás.
Me alegro mucho que hayas entrado en mmi blog.
Un besito

Caterina, suele pasar lo que tu sientes: perdonar, pero no olvidar.
Sé que es muy difícil , pero depende de lo grave que sea la falta. Hay grandes cosas que son imperdonables y nunca se podrán olvidar.
Una abraçada, maca.

Felipe Sérvulo,aunque no olvides, me gusta eso de "sin rencor". La persona rencorosa crees que puede perdonar?
Un gran abrazo.

Abuela Ciber, muchas gracias por el regalito. Ya he pasado a recogerlo.
Un beso muy grande.

M.Teresa, gracias por tu felicitación. Sí, estoy muy feliz, pero mucho.
La alegría de aumentar la familia es algo maravilloso.
Un besazo

Josep, también para mi hay cosas imperdonables, cosas tan horribles que no podría perdonar.
Pienso que no siempre el perdón puede ser igual. No es lo mismo perdonar a alguien que te ha podido hacer una jugadita sin importancia, como alguien que viola o asesina.
Estamos de acuerdo, josep.
Una abraçada

Hola Diana, con lo que le he dicho a Josep casi contesto a tu comentario.
Estoy de acuerdo con vosotros, lo imperdonable no se puede perdonar, es imposible. Quizá es que no somos gente tan buena, pero...
En fin, quizá este post es demasiado complejo, verdad?
Un beso, con cariño.

Cristina dijo...

Si que cuesta perdonar, si que cuesta.

Saludos

Cris

JESUS dijo...

Perdonar no cuesta nada, siempre puedes encontrar razones para disculpar o entender lo que ha hecho la otra persona, ese ha sido mi criterio de vida siempre, pero, como siempre hay la excepcion que confirma la regla, pues si que me ha pasado algo ultimamente que no creo que pueda perdonar nunca, aunque ya he apartado este acontecimiento de mi vida para que no me afecte. Nunca pens� que pudiera hacerlo.
Me encanta tu blog, y tu trabajo que requiere tanta dedicaci�n, volver� por aqu� con m�s calma.
Petonets,
Encarna
Por cierto, yo tambien hice el "Servicio Social", muy bueno recordarlo y que se sepa lo que nos tocaba hacer a las de la epoca

Catalina Zentner dijo...

Más que perdonar, trato de ponerme en el lugar del otro para entender si es posible retomar la relación en un punto desde el cual podamos emprender un nuevo diálogo, sincero y productivo.
Abrazos,
Catalina

Chela dijo...

Siempre que me han ofendido he olvidado y perdonado, pero tengo que reconocer que nunca sufrí una ofensa grave y desconozco que se siente en esos casos.

A veces lees noticias sobre victimas inocentes, objeto de auténticas barbaridades que dañan su vida para siempre...Aunque también es cierto que el odio y el rencor no hacen más que aumentar el sufrimiento.

Mejor no verse en situaciones tan adversas. Mira, acabo de encontrar otro motivo de alegría, y es el de no haber padecido daño por parte de otras personas.

Un abrazo muy fuerte, con cariño y amistad.

isol dijo...

Hola María Isabel,leo tus comentarios en el blog de Josep y la verdad venía a decirte que me siento orgullosa de conocerte,se nota tu bondad,tus palabras me llegan al corazón.

María dijo...

Hola:

He entrado a tu blog a través del blog de Josep y decirte que me gusta tu blog, veo que tienes cosas interesantes.

Yo creo que la humildad en las personas es la virtud más grande que se puede poseer, porque se perdona, se escucha, se pone en el lugar del otro, no se da importancia a las cosas, y cuando se tiene que perdonar se perdona por algo que aunque cueste hacerlo, y, aunque es dificil, en el momento en que nos toca hacerlo, debemos hacerlo, sin dar importancia al orgullo.

Otra cosa bien distinta es sino deseamos tener cierta amistad con alguien porque vemos que no nos ofrece nada positivo, sino todo lo contrario, y aunque se perdone, se debe ir cada uno por su camino porque las amistades se eligen, no se imponen.

Volveré a pasarme otro día porque me gusta tu blog.

Un beso.

Graciela dijo...

Maria Isabel, valioso aporte haces en este Post, no podemos vivir sin perdonar porque sino el rencor nos corroe el alma y nos enferma, nos quita el brillo en la mirada, perdonar es alivianar el equipaje y sonreir libremente..te dejo un abrazote inmenso y pasa por mi blog dejé un meme para vos! hasta pronto!

josé javier dijo...

Gracias por tus felicitaciones. Es para mi una satisfacción que se hayas fijado en mi blog una veterana com tú. Enhorabuena por el tuyo, por tu labor y por tu amor a tu tierra. Un abrazo. J.J.

Sibyla dijo...

El rencor, sólo puede aportarnos amargura de corazón...

Mejor perdonar y olvidar!

Recuerda los elogios, olvida las ofensas.

Un beso Gavina!:)

Kety dijo...

Hola Maria Isabel, he leído en un comentario que vas a ser abuela de nuevo, Enhorabuena por ese bebé y por tener una abuela así.

Comprendo como te debes sentir, yo también espero otro nieto/a.

Un abrazo

Sabrina Isabel dijo...

Que linda reflexion Maria Isabel,te cuento que yo no puedo tener rencor es peor que cualquier sentimiento,El perdonar nos hace libres de la esclavitud del rencor!Y mira que te lo dice alguien a quien de niña alguien lastimo mucho,pero no puedo tener rencor,no me sirve de nada no va a cambiar lo pasado,en cambio tengo mucha lastima por esa persona,me da pena.
Bueno amiga te dejo todo mi cariño,me pareces una mujer preciosa,llena de vida y encanto!!!

María dijo...

Te dejo mis saludos con un beso desde tu blog.

Franziska dijo...

Estamos totalmente de acuerdo porque mientras no hay olvido de la injuria, realmente, no se ha cicatrizado la herida.

De todos modos, no es lo mismo pasar por alto un pequeño egoismo, una falta de sinceridad, una palabra que nos hiere, es decir, los pequeños roces de la convivencia que cuestiones muy graves. No sé cómo se pueden sentir unos padres a los que han violado a su hija y después, la han asesinado...y tantas atrocidades... Hay algo muy podrido y perverso en la naturaleza humana: es algo que siempre me produce vértigo.

Un abrazo, querida amiga.

Mariaisabel dijo...

Respuestas :

Cristina : Gracias por tu comentario. Dices que cuesta mucho perdonar, me imagino que depende de la falta, si es grave o no.
Muchos besos

Jesús-Encarna: Dices que te ha pasado algo últimamente que no crees que puedas perdonar. Puede ser que ahora pienses eso si es reciente, a veces el tiempo todo lo borra.
Tal como le decía a Cristina depende del caso no? Si es algo muy grave, es muy difícil.
Veo que también hiciste el Servicio Social, que tiempos aquellos eh?
Una abraçada

Catalina: Muy acertado tu comentario y muy sensato. Lo que tu dices es verdad, hay que hacer algo, dialogar e intentar comprender al otro.
Saludos cordiales,

Chela: Me alegro mucho de que nunca te hayan ofendido tanto como para tener que perdonar.
Tienes razón en cuanto a las noticias a victimas inocentes. Se siente algo como impotencia, rabia, dolor…pero el odio o el rencor es terrible y nos hacen sentir mal.
Yo también pienso como tu, acabo de contar con un momento de alegría, ya que nunca he padecido tanto daño como otras personas.
Un beso

Isol: Muchas gracias, guapa, que amable eres conmigo. Yo también estoy contenta de haberte conocido, creo que hacemos un buen equipo en el blog de Josep.
Un beso con mucho cariño

Maria: Veo que también me has conocido a través del blog de Josep, cuanto me alegro!
Muchísimas gracias por tu comentario y siempre serás bienvenida a mi blog.
Muchas gracias, con un beso

Graciela: Hola, guapa. Muchas gracias por venir a mi blog y dejarme tan acertado comentario.
Ya entré en el tuyo, te doy las gracias e intentaré hacer lo que nos dices, aunque yo no sé mucho de todo esto.
Un gran abrazo

José Javier: Yo una veterana??? No lo creas, aunque quizá estoy metida en el mundo de los blogs antes que tú, pero no sé mucho eh?
Gracias, amigo por tu comentario.
Un abrazo desde Catalunya

Sibyla: Dices, “Recuerda los elogios, olvida las ofensas”. Una forma bonita de ver las cosas por el lado positivo.
Es bueno olvidar y perdonar, ojalá siempre se pudiera verdad?
Con cariño

Kety: Efectivamente voy a ser abuela otra vez y por lo que veo tú también, somos afortunadas verdad?
Un besazo

Sabrina Isabel: Que amable eres y que bonito comentario me has puesto. Además debes ser una buena persona, tu escrito lo refleja.
Un abrazo con todo cariño, amiga

Franziska: Claro, no es lo mismo pequeños roces, que agravios muy fuertes. Yo no creo que perdonara a alguien que hiciera daño a mis seres queridos, no soportaría que a mis hijos y nietos se les maltratara, esa clase de perdón no creo que yo pudiera, pero otras cosas si las perdono. No creo en el rencor, es más, cuando perdonas sientes un alivio muy grande dentro de ti.
Un abrazo, Fran

Abuela Ciber dijo...

Pienso que son pruebas en el camino, que al poderlas conquistar nos haran libres y con capacidad para vivir plenamente la vida que se nos da.
Cariños

Yolanda dijo...

Es tan dificil perdonar...pero es la unica forma de liberarnos...como me gusta leerte y tambien todos los comentarios...sois todos tan sabios...hay tanto que aprender...muchas gracias.Disfruto pasando por aqui

edith dijo...

Yo estoy de acuerdo en que hay que perdonar no se puede vivir de rencores, pero también opino que solo Dios tiene el privilegio de perdonar , nosotros, solo olvidar,cariños..edith

Anónimo dijo...

Hola, muy interesante el articulo, saludos desde Chile!

Anónimo dijo...

Muchos saludos, muy interesante el post, espero que sigas actualizandolo!